Me gusto estar allí, tanto que volvería sin dudarlo, por Gabriela Ayú Prado

Pluma Invitada

Por: Gabriela Ayú Prado

Diseño Gráfico

Mi experiencia dentro del Servicio Social Universitario (SSU) en la YMCA me dejó muchas enseñanzas relacionadas con el trato de niños y niñas y, más aun, al servicio.

Desde el primer día quise acercarme a ellos; primero trabajé en la clase de manualidades con las niñas, junto a su profesora que impartía clase de cómo hacer carteritas de lana y mimbre.

Algunas niñas querían realizar otras manualidades, así que una compañera tuvo la idea de enseñarles otras creaciones artísticas como las pulseras de macramé. A ellas les encanto mucho la idea.

Desde finales de octubre a diciembre del 2016, les enseñamos a hacer diferentes diseños de pulseras, y así ellas podrían hacerlas en casa.

En el verano feliz 2017, fue totalmente distinto; donde antes contaba con 10 a 15 niñas aquí era una cantidad mucho más grande. Nos dividían por sección. Principalmente trabaje en la guardería, con niños de 3 a 5 años. Algunas veces ayudaba a pintar y dibujar a los niños de 6 a 10 años.

Aparte de enseñarles manualidades, dibujo y pintura; los acompañaba a jugar y también a las excursiones que se organizaban. Fue agotador ir allí temprano para luego regresar a casa y después dar clase en la noche, pero es una experiencia que volvería a experimentar si pudiera.

Servicio Social Universitario

Dejar respuesta

6 + 1 =