El paso de un amor que no tiene fin…

Por: Domingo Lapadula
Docente de la USMA

A Grizell, mi pequeño gran amor Para mí, cada “poema” presentado en este recorrido, en cuando a su contenido y mensaje, es único, un universo sin principio ni fin, un pensamiento tan real o tan efímero como todo lo que existe o creemos que existe. Y es que valdría la pena preguntarnos ¿Qué es lo que existe? ¿Qué abarca un universo? No dudo en decir, que ambas respuestas están sujetas a este corto lapso de tiempo que dura un pensamiento en ir precisamente de esa realidad, a lo fugaz.

Cada “pensamiento” aquí plasmado es por si solo un todo, pero a la vez, cada uno inexistente, se disputan lo que llega y se va, lo que existe y no existe, pretenden convertir lo intangible en tangible. Cada uno ha sido un instrumento, una vía, un escape, un préstamo de letras y palabras para plasmar un amor, mi amor, ese que existe por sobre todas las cosas, ese que no nace ni muere, soló respira, lo que significa que existe. Y existirá por siempre, aun cuando el tiempo, deje de ser tiempo.

Deja que tus lágrimas cual mágicas perlas se las
lleve el río,
y anida en las piedras tu amor perdido,
escucha…
escucha el correr del agua…
hay en el un suave canto,
un susurro de esperanza,
una voz que calma y da alivio a tu soledad,
no sientas dolor, el río no siente dolor,
no camines con miedo a tu corazón,
recuerda que el río recorre su camino con ímpetu y
ansia,
escucha…
escucha el correr del agua…
déjate llevar por su torrente,
siente y comparte con el río su lento mañana,
que juntos, siempre habrá un nuevo cause que
recorrer.

***

…navegaré los siete mares en busca de tu amor,
y así saciar mis ansias con la dulzura de tus
besos…
…viajaré las estrellas, espacio eterno que será
vencido
Para acercarme al roce de tus manos…
… y viviré de nuevo del aire que duerme en tus
cabellos,
repetir nuevamente nuestra historia de amor,
esa que iniciamos una apacible noche de verano,
interminable noche que aún viajas sin tiempo y sin
final…

***

…despedirme de ti jamás,
porque en un lugar infinito,
te esperaré para continuar nuestro amor…
…caminar agarrado de tu mano,
sentir tu calor,
saciarme de tu sonrisa de niña.
y decirte un te quiero que dure una eternidad,
regalarme una vida mil veces repetida junto a ti…

Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan la opinión de esta Universidad.

Lea también:

Resonancias del 9 de enero desde la periferia de la memoria (o el corazón de la identidad que late en Penonomé)

Dejar respuesta

50 + = 58