El salón de cocina de la Universidad Santa María La Antigua (USMA) fue el escenario donde, gala tras gala, los participantes del concurso Bendito Plato pusieron a prueba su creatividad y experiencia en la cocina.

Se trata de un proyecto que reunió a 4 sacerdotes y 2 religiosas. Los padres Rafael Siu, Antonio Cajar, Juan Restrepo y Eusebio Muñoz y las hermanas Irma Hurtado y Dayra Rosales, quienes concursaron con astucia en la cocina durante 4 galas.

Este proyecto fue muy bien acogido por la profesora y chef Josefa “Fifita” Bichili, directora de la Escuela de Turismo y Gastronomía de la Facultad de Negocios, Logística y Turismo de la USMA.

La profesora Fifita y el rector Blanco durante la final de Bendito Plato.

La profesora Bichili contó que cuando le hablaron del concurso no dudó en abrir las puertas de su cocina para que este divertido reality, que unió a toda la familia, fuera una realidad.

“El director de la orquesta fue Monseñor Ulloa”, dijo la chef Fifita al referirse a quien propuso la cocina de la USMA para darle vida al concurso. Un proyecto en el que trabajaron en conjunto todos los medios de la Arquidiócesis de Panamá y que fue producido y transmitido por FETV Canal 5.

De hecho, Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá y Gran Canciller de la USMA, fue parte medular en este proyecto.

A tal punto de que, junto con el rector magnífico de la USMA, profesor Francisco Blanco, planificó sorprender a los ganadores del concurso, entregándoles cupos para el Diplomado Maestro Cocinero que se dicta en esta universidad.

“Fue bonito tener esa dinámica y cambiar la imagen de los sacerdotes y religiosas, queremos llevar toda esa alegría y energía a toda la universidad”, expresó Bichili.

La profesora Fifita, quien gala tras gala, instruía las reglas a los participantes, considera que este proyecto generó aprendizaje para todos.

“Nosotros aprendimos a tener paciencia, estar siempre de buen humor. Ellos aprendieron las reglas de sanidad de la cocina y más”, agregó.

Los retos

Los retos que debían completar los participantes en cada gala giraron en torno a la cocina panameña. Desde la conocida «mamallena» hasta comidas a base de café tuvieron que preparar.

El equipo de jurados.

Los chef y profesores de la USMA, Paola Meneses, Giuseppe Rignanese, Miguel Cortez, German Greising y Javier Chávez junto con la profa. Fifita, conformaron el equipo de jurados que tuvo la tarea de escoger a los ganadores.

En cada gala el jurado calificó el sabor, presentación del plato, textura y la higiene antes, durante y después de cada preparación.

Los participantes debían hacer comidas y postres con ingredientes secretos y, además, como retos adicionales, les intercambiaron los ayudantes e incluso los productos que escogían para sus platos.

La profesora Fifita explicó que se escogieron recetas fáciles, rápidas y económicas, ya que la idea fue cocinar con ingredientes básicos que se tienen siempre en casa.

Los ganadores

Todos los participantes se mostraron ilusionados de principio a fin, ya que los premios en efectivo serían destinados a los proyectos sociales que llevan adelante en cada una de sus comunidades.

El Padre Restrepo y el Padre Cajar competían por la construcción de casas curales, mientras que el Padre Siu por su proyecto Grupo Menahem que visita a privados de libertad y el Padre Muñoz por una escuela parroquial.

La hermana Dayra compitió por el Hogar Divina Gracia y la hermana Irma por el Hogar María Condesa, ambos proyectos de albergue para jóvenes en riesgo social.

El gran día llegó y fue el lunes 3 de julio en la final del concurso que se anunció el primer lugar para la hermana Irma, en segundo lugar el Padre Siu y en tercer lugar el Padre Cajar. Todos recibieron premios en efectivo de $5,000, $1,000 y $500, respectivamente, así como los cupos para el diplomado Maestro Cocinero en la USMA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 2 =

error: Copyright ©. Universidad Santa María la Antigua