¡Que no pare la función!, el grito de El Desván

Desván

El teatro El Desván de la USMA es un equipo que ha encontrado formas muy efectivas y creativas para continuar impulsando el arte y la cultura en medio de las restricciones obligadas por pandemia, mediante la presentación de interesantes obras virtuales que han atraído a una numeroso público.

Al celebrarse recientemente el Día Mundial del Teatro, quisimos conocer cómo lo han hecho, mediante una entrevista al director, profesor Félix Gómez:

1. ¿Qué ha sido lo más retador al hacer teatro virtual?

Hubo varios retos. Primero, lograr que todos los estudiantes creyeran en la posibilidad de poder hacer teatro virtual, ya que el teatro siempre ha sido creado para ser presentado presencialmente en cualquier escenario, pero en vivo, no a través de una pantalla. En ese caso, se asemeja más a una actuación para cine o televisión. Pero expliqué a los alumnos que el objetivo principal era mantener viva la llama del teatro y del grupo universitario. Además, seguir promoviendo las actividades extracurriculares y de extensión; y que El Desván y la USMA siguieran proyectándose en la comunidad. Ellos lo entendieron muy bien.

Segundo, la señal de internet y el equipo tecnológico. Como todo espectáculo virtual, la señal puede fallar en algunos momentos y cada estudiante trabaja con los recursos que tiene en casa. No todos tienen el mejor servicio de internet, así que hubo que entrenarlos para que, si la señal le fallaba a alguno, el resto supiera improvisar y seguir adelante con el espectáculo. Por otro lado, no todos tienen la mejor computadora con la mejor cámara y el mejor micrófono, así que algunos prefieren hacer la transmisión desde el celular. Esto hace
que no consigamos uniformidad en las imágenes de la transmisión, pero al trabajar con el equipo con el que se sienten más cómodos, sí conseguimos lo más importante: que ofrezcan su mejor actuación.

Tercero, la plataforma de Zoom. Los actores están acostumbrados a ver a los ojos de los otros actores cuando le hablan, pero con Zoom esto resulta imposible. Así que para dar la sensación de que se ven a los ojos es fundamental que ellos vean a la cámara de la computadora o del celular, no a la pantalla. Lograr esto requirió mucho esfuerzo por parte de todos, ya que se sentían tentados a mirar a la pantalla donde veían las caras de los compañeros y consideraban un poco absurdos ver a la cámara y no a los ojos de otra persona. Hubo que practicar bastante, pero se logró.

2. ¿Cómo han sido los ensayos?

Durante un mes, los estudiantes ensayaron las obras 3 veces a la semana, 2 horas por día (los lunes, miércoles y jueves de 1:00 p.m. a 3:00 p.m.). Y la última semana ensayaron de lunes a domingo, 3 horas, todos los días. Además, muchos de ellos, para reforzar sus escenas, sacan tiempo extra para ensayar también en las noches.

Me siento orgulloso de cada uno. Son estudiantes responsables, preocupados por ofrecer una excelente presentación a todos los miembros de la comunidad usmeña (estudiantes, profesores y administrativos), además de familiares, amigos y demás público a los cuales invitan a ver la función.

Son disciplinados y apasionados por el teatro; sacrifican parte del tiempo que pudieran dedicar al ocio u otras actividades sociales, para ensayar mucho y presentarle al público un buen espectáculo.

3. ¿Cuántas obras han presentado en medio de la pandemia?

Hasta la fecha, hemos presentado 3 obras: “El regreso de Juan”, “Cuando nace una estrella” y, hace poco, “La resistible ascensión de Arturo UI” con un tremendo éxito. Hemos llegado a tener hasta 500 personas en una sola función. Por otro lado, antes realizábamos 2 funciones (una diurna y una nocturna). Este cuatrimestre con la última obra, tuvimos que incrementar las presentaciones a 5 funciones (3 diurnas y 2 nocturnas).

Además, hemos realizado el programa humorístico “El Desván de la Risa”, grabado a través de Zoom. Y ya estamos grabando el segundo programa. Por otro lado, también hemos realizado virtualmente, presentaciones de varios sketchs, videos musicales y hasta un show
navideño.

4. ¿Cuál es la acogida que dan los estudiantes a las convocatorias, para ser parte del teatro usmeño?

Ha sido maravillosa. Al principio, en medio de la pandemia, llegué a pensar que muchos estudiantes no se iban a interesar en hacer teatro virtual y cuando realicé la convocatoria, quedé impresionado. Siempre se han inscrito entre 25 a 40 estudiantes, por cuatrimestre. Esa cifra me asombra, pero es la mentalidad positiva de cada uno de ellos lo que ha hecho que esta actividad extracurricular siga siendo un éxito.

Una actividad artística que los ayuda en muchos aspectos de su desarrollo: a vencer la timidez, a elevar su autoestima, a expresarme mejor oralmente, a incrementar su lenguaje corporal, a disfrutar de nuevas emociones y experiencias positivas en su vida y a conocer mejor al ser humano, ya que, al meterse en la piel de otros personajes, esto los ayuda a la larga, a entender mejor a las personas y a manejar mejores relaciones interpersonales.

Lo que les aporta el teatro a los estudiantes

Desván

Adriana Batista – Negocios Internacionales

Al pensar en lo que aporta el teatro en mi desarrollo personal, para mí es imposible no pensar en lo que el teatro me hace sentir. Es una forma de interpretar y expresarme que no se consigue con cualquier actividad. Es ese sentimiento de nerviosismo que se convierte rápidamente en emoción y pasión al decir la primera línea. El teatro mueve la creatividad de las personas y nos enseña mucho sobre nosotros mismos a través de la interpretación de diferentes personajes.

Siempre me ha interesado el arte y el teatro es importante, ya que ayuda a sintetizar muchas formas artísticas como la actuación, el baile y el canto, en una sola experiencia mágica que te lleva al límite de tus capacidades. Y en las palabras de Bertolt Brecht, el autor de la última obra presentada por El Desván: “El teatro no es un espejo que refleja la realidad, es el martillo con el que se moldea”.

Desván

María Paula Cardozo – Psicología

El teatro ha jugado un papel importante en varios ámbitos de mi vida. Por su carácter social, me ha permitido conocer nuevas personas y poner en práctica competencias necesarias para la vida como escucha activa, cooperación y trabajo en equipo. Al ser una actividad desarrollada frente a un público, ha potenciado mi autoconfianza, dándome mayor seguridad en mis capacidades, y mi adaptabilidad. Actuar me ha permitido también aumentar mi inteligencia emocional, ya que para representar las emociones de un personaje necesito conectar con las mías y ponerme en su lugar a través de la empatía. En general, el teatro ha sido una oportunidad para ser creativa, para salir de mi zona de confort, y para crecer como persona.

Desván

María Laura Urrutia – Arquitectura Estructural

Los aportes del teatro a mi desarrollo personal se dan de diversas maneras. Al comenzar a hacer una actividad nueva, salgo de mi zona de confort. Además, enfrentarme a un público mientras lo hago, me ayuda a dejar la timidez a un lado y a mejorar mi manera de expresarme y comunicarme.

Interpretando un papel, salgo de mi persona para desarrollar el del personaje, explotando mi creatividad; al colocarme en los zapatos del personaje, aumento mi habilidad empática.

Desván

Danielle Bacile – Psicología

El teatro me ayuda a expresarme de una manera que amo. Porque también me gusta cantar y me ayuda a ser más abierta. El teatro es como una pieza que me complementa. Por eso, lo amo tanto. El teatro me hace feliz.

 

 

 

Conoce de otras actividades de la Comunidad USMA. Para recibir el nuevo contenido de Haciendo Universidad, recuerda suscribirte. Si deseas escribir para Haciendo Universidad, contáctenos a dci@usma.ac.pa

Lea también:

Asistencia récord a presentación virtual de una obra del Teatro El Desván

Dejar respuesta

35 + = 41