Educación y emprendimiento, Profesora Dalilia Arciniegas

La llegada de las nuevas tecnologías ha abierto un mundo de oportunidades para que los docentes estemos constantemente actualizados con las estrategias pedagógicas. Al igual que las herramientas que utilizamos para enseñar. Pero sobre todo una forma novedosa de conectarnos con nuestros estudiantes.

No obstante, la llegada de la tecnología también ha dado paso para que los jóvenes empiecen a pensar “que ya no hay cajas”. Esto refiriéndome a la popular metáfora de “pensar fuera de la caja” que significa pensar diferente y de forma no convencional.

Ha llegado la hora de ser disruptivos (producir un cambio determinante). Aprovechar toda esta revolución tecnológica para emprender propios proyectos, sin que necesariamente se trabaje para una empresa.

Por supuesto que la experiencia es importante adquirirla. Pero la forma de concebir los trabajos actualmente ha cambiado de forma significativa que ni siquiera se necesita -en muchos casos- trabajar 8 horas seguidas en un lugar para ser productivo.

La idea de desarrollar proyectos propios se tiene que materializar desde este espacio de aprendizaje. Aquello con lo que crecimos muchos de nosotros los docentes: “tienes que estudiar para conseguir un buen trabajo” ha cambiado de forma significativa con la llegada, por ejemplo; de los nuevos medios digitales que abre un abanico de oportunidades para que desde la universidad ensayemos proyectos propios.

La idea es emprender siempre un nuevo proyecto. Tener siempre las ganas de hacer las cosas diferentes, ser creativos, innovadores, salirnos del molde porque como yo siempre digo en mi salón de clases: allá afuera, en el mundo real la competencia es fuerte y por eso siempre tenemos que ser diferentes.

Pero también me detengo a hacer una reflexión. Aquellos que desean ser parte de una gran empresa cuando culminen sus estudios universitarios, porque desde ese espacio también se pueden emprender proyectos propios, desarrollar una nueva técnica, metodología o simplemente mejorar la forma de hacer las cosas; tal vez con una nueva idea.

El profesional actual y el estudiante actual debe tener siempre las ganas de ser diferente. Imprimirle ese sello personal a todo lo que hace y sobre todo hacerlo con pasión. Recuerden que hacer las cosas que nos gustan es importante, pero hacerla con pasión es lo que va a marcar la diferencia.

Estamos en la era del desarrollo de la llamada “marca personal”. Ya tu eres una marca y por ello debes trabajar en ti.

Trata de aprender cada día nuevas cosas, desarrolla tu curiosidad. No solo quedarte con los conocimientos que se imparten en clases. Cuestiona, desarrolla tu pensamiento crítico y sobre todo desarrolla un criterio propio. Eso lo podrás lograr con la información que manejes. Es por ello que debemos siempre tener ese espíritu emprendedor. No quedarnos tranquilos nunca, solo con las cosas que nos dicen.

Finalizo con una frase muy utilizada en el mundo del emprendimiento: no solo vales por tener un título, vales por lo que eres capaz de hacer con lo que sabes.

Te invito a que seas siempre tu mejor versión.

Descubre otros tips y consejos en las editoriales de Haciendo Universidad. Para recibir el nuevo contenido de Haciendo Universidad, recuerda suscribirte. Si deseas escribir para Haciendo Universidad, contáctanos a dci@usma.ac.pa

Otros contenidos que te pueden interesar:

Pluma Invitada: De Visión a Verbo, por: Wilmer Vergara

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


74 − = 66

error: Copyright ©. Universidad Santa María la Antigua