El orden social corre peligro

Por: Luis Carlos Herrera Montenegro

Doctor en sociología y docente de la USMA

El orden social de una sociedad esta sostenido por dos pilares: los elementos teóricos y los prácticos. Expliquemos ambos de forma separada.

Los elementos teóricos son aquellos valores adquiridos que le dan sentido a nuestra acciones cotidianas y que son aprendidos durante el proceso de crecimiento desde que venimos al mundo. Muchos recordarán aquellas frases de nuestros padres y madres , abuelos y abuelas:¨ Ver y no tocar significa respetar¨, ¨a la mujer no se toca ni con el pétalo de una rosa¨, ¨cuando los adultos hablan, los niños guardan silencio¨, ¨pida permiso, diga por favor y gracias¨, ¨dime con quien andas y te dire quien eres¨ , ¨no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy¨, entre otras. Tantas palabras sabias implican una serie de valores de fondo, tales como la honestidad, responsabilidad y demás.

Los aspectos prácticos giran en dos dimensiones, aquellos responsables de la reproducción de estos valores, y castigar cuando se presenta la irrupción de un valor por parte de los individuos. Entre las estructuras que se encargan de la reproducción de estos valores está la educación.

Por otro lado, las instituciones encargadas de castigar la transgresión de un valor son la Policía Nacional, el Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia, entre otras.

Si analizamos los elementos teóricos del orden social, nos preguntamos, ¿cuáles son los valores que sostienen el actual orden social? ¿Que tipo son los aceptados por nuestra sociedad panameña? ¿Dónde están los valores que deberían enseñar las familias panameñas?

Todo parece indicar que, en vez de fortalecer los valores que sostienen el orden social, hemos apuntado a debilitarlos. Se castiga el honesto y se premia al deshonesto; se condena al transparente y se absuelve al de conductas turbias.

En los aspectos prácticos del orden social es mucho más preocupante el problema. Las acciones llevadas a cabo desde las estructuras del Estado distan mucho de adecuarse a los valores requeridos para la estabilidad de la sociedad.

Las instancias estatales están enfrentadas en una lucha interna permanente, entre aquellas personas cuyas acciones están fundamentadas en los valores que necesitamos, y otras que siguen con la práctica de la corrupción.

En ese sentido, hay dos tipos de cambios que buscan mejorar la sociedad; aquellos destinados a los elementos teóricos que sostienen el orden social (valores) y los que están dirigidos a los elementos prácticos (estructuras del Estado). El primero es conocido como revolución y el segundo como reforma.

Si el estado de cosas continúa de esta manera, cada día nos acercaremos más a lo que en sociología conocemos como ¨ estado de naturaleza, explicado por el teórico Thomas Hobbes, mediante la premisa de que ¨todo el mundo está dispuesto a pelear entre sí ¨ , sin importar las consecuencias.

Entonces, pasaremos del imperio de la ley (igual ante la ley) al ¨ sálvase quien pueda¨.Un paso importante para evitar esto es la necesidad de una constituyente.

 

Dejar respuesta

25 − 24 =