Resonancias del 9 de enero desde la periferia de la memoria (o el corazón de la identidad que late en Penonomé)

– PRIMERA ENTREGA –

Carlos M. Fitzgerald Bernal
Penonomé, 9 de enero de 2020

En el aniversario número 56 de la gesta patriótica del 9 de enero de 1964 tengo a bien compartir unas reflexiones sobre lo que significa esta gesta histórica, frente a la tumba de Ezequiel González Meneses, mártir penonomeño. Para mí es un gran honor poder dirigirme a ustedes en tan señalada ocasión.

En esta ocasión haré referencia a los conceptos de la historia, la memoria y la identidad en su relación con la conmemoración que nos convoca. Como reza el viejo dicho, recordar es vivir, y, añado revivir.

Historia:
Hoy somos partícipes de un ritual antiquísimo en que una comunidad se reúne, reflexiona en un templo y va en conjunto hacia la tumba de un ancestro destacado para rendirle honor y para recordar los hechos que lo hacen notable. Y es que la historia la sabemos porque nos las han relatado nuestros mayores, en rituales como este, repetidos una y otra vez a través del tiempo. Destaco esta conmemoración en esta ciudad que tanto ha aportado a la construcción de la nacionalidad panameña porque veo que la historia está en peligro, ya no somos los vencidos pero no logramos escribirla como vencedores: ¡dejemos que resuene el 9 de enero!

Me permito citar un documento poco conocido, aún por los propios penonomeños. En el fragor y la incertidumbre de la agresión militar de los EEUU contra Panamá, el Comité de Defensa de la Soberanía Nacional, Capítulo de Penonomé, emitió un comunicado que reza como sigue:

El Comité de Defensa de la Soberanía Nacional, Capítulo de Penonomé Manifiesta ante la faz del país que el primer héroe y mártir penonomeño caído en la gesta nacionalista que el pueblo panameño está llevando a efecto en estos instantes en la República de Panamá, ha resultado ser Ezequiel González Meneses, oriundo de Penonomé y residente en la Calle 3 de Noviembre de esta su ciudad natal.

Ezequiel González joven idealista y patriota, cayó en la ciudad de Panamá víctima de la agresión artera del imperialismo norteamericano y de las balas asesinas de la soldadesca yankee.

El pueblo de Penonomé deplora profundamente el luctuoso suceso acaecido y que ha enlutecido a una humilde familia penonomeña y a la República en general, eleva plegarias al Creador por el alma de nuestro coterráneo y pedimos al Gobierno Nacional que el crimen de lesa humanidad cometido contra Ezequiel González, no quede impune y responsabiliza de tan abominable asesinato al Ejército Norteamericano acantonado en la Zona del Canal de Panamá.

Asimismo el Comité de Defensa de la Soberanía Nacional de Penonomé extiende por este medio su más sentida condolencia a los familiares y deudos del extinto, y pone de ejemplo a las presentes y futuras generaciones el patriotismo, nacionalismo e idealismo de Ezequiel González, quien ofrendó su vida a la Patria y a la Bandera ultrajada en aras de la Soberanía y de la dignidad nacional.

Repito hoy estas palabras para complementar el simbolismo del acto que nos convoca en este camposanto, in memoriam de Ezequiel González Meneses. Las reitero para revivir las emociones y rescatar del olvido un testimonio que desde Penonomé se proclamó con dignidad.

Memoria:
Por otra parte, me preocupa la memoria, que nutre la historia, que da sentido a la conmemoración. Todos sabemos que la memoria no sólo es selectiva — no todo lo recordamos con igual fuerza – sino que es frágil y se va perdiendo con el paso del tiempo. Si no se nutre, se borra. Además, la memoria es algo que está en constante construcción, por contradictorio que parezca. Es dinámica en cuanto está viva, ya que, eso mismo que la nutre, la transforma. Cada generación, entonces, crea sus propias memorias, que, le sirven para identificarse y para proyectarse.

Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan la opinión de esta Universidad.

Lea también:

TE HE ENVIADO A TI

Dejar respuesta

26 + = 34